"Yace en un pesebre, pero contiene al mundo; toma el pecho, pero alimenta a los ángeles; está envuelto en pañales, pero nos reviste de inmortalidad; es amamantado, pero adorado; no halla lugar en el establo, pero se construye un templo en los corazones de los creyentes. Para que la debilidad se hiciera fuerte, se hizo débil la fortaleza..." (San Agustín)

Las Hermanas Discípulas de Jesús te deseamos una Feliz Navidad.

Que Jesús nazca en tu vida y en tu corazón, te llene de paz y de gozo, te ilumine, te renueve, te colme con su ternura y su gracia.

Que el Niño de Belén te bendiga en este día y siempre.

Deja aquí tus COMENTARIOS

Deja un comentario

  Suscribirme  
Notificarme de